El cooperativismo a debate

Las cifras existentes indican que en nuestro país  más de 7 millones de personas son socios de una cooperativa, ya sea de producción, consumo y ahorro y préstamo. 

El artículo 25 de nuestra Constitución Política, establece que las mismas son parte del sector social de la economía, aquel integrado por grupos de trabajadores o personas que se integran para la producción, distribución y consumo de bienes y servicios socialmente necesarios. 

Pero, ¿son todas estas organizaciones cooperativas verdaderas organizaciones de servicios para sus socios y comunidad? ¿La vivencia de los principios es una práctica común?

Y las cooperativas de Ahorro y préstamo en lo particular: ¿qué tanto han sido capaces de integrar a las personas de la comunidad?, ¿qué tanto se vive la democracia participativa?, ¿qué tanto han logrado impulsar las vocaciones productivas en la diversas regiones de México y América latina?

Algunos creen y asumen que estas preguntas son irrelevantes, dado que el papel de las Cooperativas de Ahorro y Préstamo es brindar servicios financieros de buena calidad y a bajo costo, y con ello la gente mejorará su propia situación. 

Otros creemos que es preciso que las cooperativas hagamos bien nuestro trabajo, lo que significa que brindemos servicios adecuados y de calidad, pero creemos que la labor de la cooperativa no termina ahí. Si una cooperativa de ahorro y crédito no fomenta la democracia, la participación, la ayuda mutua, si no cuida el medio ambiente, si no se preocupa por la comunidad y sus problemáticas, será una simple institución financiera, pero no una cooperativa. 

El cooperativismo posee una esencia trasnformadora y en el momento que dejemos de lado esa idea, dejamos de ser cooperativas. 

En la actualidad, las Cooperativas de ahorro y crédito tenemos otro desafío, el de los marcos legales y regulaciones exageradas que inhiben la vida cooperativa y nos igualan con organismos financieros internacionales para supervisarnos y sancionarnos. 

Colocamos aquí para provocar el debate un fragmento de charla de Rogerio Dallo. Esperamos sus comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *